Máquinas en Las formas del siglo XX

“Una de las características básicas del siglo XX ha sido el triunfo de la abstracción por encima de la mímesis, un triunfo basado en el prestigio que la razón y la ciencia tenían a principios de siglo. Desde entonces, una parte del arte y de la arquitectura tomó como referencia a la máquina y a los avances de la tecnología, afianzándose la razón y la sistematicidad por encima de las fuerzas irracionales de la imaginación y la creatividad. Se trata de una posición de optimismo tecnológico que ha llegado hasta nuestros días y que podemos considerar desde dos ópticas: la consolidación de la abstracción como método renovador para generar formas y el racionalismo como la disciplina básica utilizada por una parte de la arquitectura, el arte y el pensamiento.”

“Una parte de la herencia de la abstracción, la más sistemática, se manifestó a partir de los años sesenta en los mecanismos procesuales y repetitivos desarrollados por el arte conceptual, heredero, a su vez, de las nuevas interpretaciones del estructuralismo y semiología.”

“Tal como lo ha señalado Gilles Deleuze, los procesos de repetición […] comportan siempre un margen de diferencia. En este sentido, las formas repetitivas y procesuales comportan diferencias, transformaciones y mutaciones, en unos procedimientos según los cuales, inevitablemente, se fusionan sistematicidad y azar.”

“La tradición racionalista y mecanicista que eclosiona en la arquitectura de principios del siglo, reforzada por la confianza en el futuro y por la idea de progreso, es resultado del avance del conocimiento científico desde el siglo XVII. Constituye una continuación del paradigma de lo mecánico, que posee referencias iniciales en las cuatro cautelas metodológicas plateadas por René Descartes en su Discurso del método (1637) y en las concepciones científicas definidas por Isaac Newton, y se despliega a partir de las aportaciones tecnológicas de la sociedad industrial: la máquina y la metrópoli sustituyen a la naturaleza como modelo.”

“En la sociedad de masas, la arquitectura de raíz racionalista interpreta que la lógica técnica, mecánica y constructiva es la esencia de la forma construida, y la estructura del edificio quiere ser como la de una máquina.”

“El embrión metodológico de la arquitectura racionalista radica en la herencia del atomismo lógico de René Descartes: la previa descomposición de la realidad en elementos simples permite ir articulando los más complejos, de la misma manera que las distintas piezas se van montando en una máquina.”

“Esta actitud de descomposición y elementarismo del racionalismo  se mantiene y aumenta en las arquitecturas high-tech.”

“El instrumento del zoning se basa en dividir la complejidad de las ciudades en partes susceptibles de ser tratadas de maneta genérica e independiente. Siguiendo las premisas cartesianas, el problema de la ciudad se descompone por zonas monofuncionales, que funcionan como una máquina productiva y están conectadas por líneas de circulación.”

2 responses »

  1. andrea says:

    muy buen tema

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s